La patata, variedades y curiosidades

Es uno de los alimentos más consumidos y con más posibilidades en la cocina. ¿Podríamos vivir sin ellas?

17/04/2013 Coordinación: Mar Santamaría. Fotos: Hearst Plató.

Nutritivas y sabrosas, las patatas aportan muchas vitaminas y minerales. Su contenido calórico varía muchísimo dependiendo de la forma de prepararlas: de 80 cal/100 g si se hierven a más de 450 cal si se fríen. Para que conozcas mejor algunas de las variedades más consumidas, hablamos con Pablo Jiménez, gerente de Ibérica de Patatas, y te damos algunas pistas:

Universa. Una patata de consumo, de piel amarilla y carne muy blanca. Es perfecta para freír.
Kennebeck. De esta variedad son las famosas patatas gallegas. Por su textura y composición son perfectas para asar al horno y a la brasa (para ello, se lavan, se pinchan en varios sitios y se envuelven en papel de aluminio antes de ponerlas en el rescoldo). También resultan exquisitas en todo tipo de guisos pues consiguen espesar el caldo.
Red Pontiac. O patata roja. De las variedades semitempranas o nuevas. Tiene una característica piel de tono rojo y carne blanca. Es muy versátil en la cocina y una de las mejores para cocer porque no se deshace.
Elodie. Patata nueva de Málaga. Es una variedad de uso genérico (queda bastante bien en casi todas las preparaciones) pero, para disfrutar de su textura, se recomienda consumirla asada.
Melody. Una patata vieja de procedencia francesa. Es un tipo de patata muy versátil que se puede utilizar tanto para cocer como para freír.
Ágata. También tiene origen francés. Aunque se clasifica como patata de uso genérico, por su composición es muy buena para cocer, y para preparar al vapor y servirla como guarnición acompañando tanto platos de carne como de pescado.
Patata agria. De tamaño mediano-grande, piel fina, de textura suave y carne amarilla. Es una de las más demandadas para freír pues, por su equilibrio entre fécula y agua, se consiguen patatas fritas crujientes por fuera y tiernas por dentro.
Vitelotte. Su piel es casi negra y su carne violeta. Por su vistosidad, cocidas, son ideales para ensaladas y guarniciones y fritas en láminas muy finas para chips de aperitivos. También se pueden usar para preparar tortillas.


Comentarios