1

Una casa con estilo

La elegancia y sobriedad caracterizan a esta casa tipo loft, que se articula en un solo espacio con zonas diferenciadas y que multiplica su espacio, gracias a buenas ideas decorativas.

01/12/2013 Realización: Ángeles Sanz. Fotos: Luis Visconti. Texto: Ana Rodríguez Frías.

Un loft decorado con estilo de 48 metros cuadrados
TIPO LOFT. Salón, comedor, cocina y el único dormitorio se organizan en un mismo espacio.

Esta casa de reducidas dimensiones es un ejemplo de cómo se puede aprovechar el espacio al máximo con buenas ideas y una reforma acertada. Los propietarios encargaron el proyecto a los interioristas José Luis Rey y Pilar Pardo, de Gades Interiorismo. Lo primero que se hizo fue eliminar todos los tabiques, de forma que la casa se articula en un único espacio diáfano, sin divisiones ni interrupciones, lo que da una mayor sensación de amplitud y permite aprovechar mejor los metros disponibles.

ESPACIOS ABIERTOS
El salón, el comedor, la cocina y el único dormitorio comparten una sola habitación, al estilo de un loft, en el que se delimitan zonas diferentes gracias a los muebles y buenas soluciones decorativas. Para dar unidad estética y ganar luz, los interioristas eligieron tonos neutros, grises, platas y azules, matizados con blancos y crudos. La elección de estos colores ha conseguido que los ambientes resulten elegantes, sobrios y nada recargados, a pesar de contar con muchas piezas de mobiliario, fotos enmarcadas y objetos en pocos metros. Una de las ideas más brillantes fue la de aislar el dormitorio y el salón con un panel separador de cuarterones que, en vez de cristal, lleva una rejilla metálica que deja pasar la luz y no cierra los espacios, pero proporciona intimidad.
Por el lado del salón, adosado al panel, se ha colocado un sofá con una chaise-longue, tapizado en un azul piedra con cojines blancos, y una alfombra color plata de La Chinerie. Enfrente, un mueble de madera coreano para la tv. Una butaca blanca y una mesa de centro, que visualmente resulta muy ligera, y lámparas de pie y de techo con pantallas metalizadas completan el salón. A su lado, el comedor formado por una singular mesa en “L” con un módulo que hace de estantería, y un toque de diseño: las sillas Panton blancas restan seriedad a la mesa oscura.
A continuación, la cocina, distribuida en línea, ocupa toda pared. En el otro extremo y detrás del panel, el dormitorio en tranquilos azules, está equipado con muebles de aire colonial y oriental, como un bonito escritorio en roble y las mesillas. La pared de la cama se pintó en un tono más oscuro que el resto para enmarcar la zona de cabecero. Junto a una zona de armarios, que hace de vestidor, un cuarto de baño con cabina de ducha, aislado por una puerta corredera.

Etiquetas: loft, cabina de ducha y butaca.