Instalar radiadores

Los clásicos radiadores han evolucionado con el tiempo. Hoy son innovadores, funcionales y, además, decorativos.

28/08/2009

CALDERA Y RADIADORES ¿Cómo funciona? El sistema de calefacción por agua caliente central y radiadores es el más empleado para proporcionar calor en casa. Funciona mediante una caldera que se encarga de calentar el agua e impulsarla a la red de tuberías que la distribuye a los radiadores.

En el mercado puedes encontrar radiadores en hierro fundido, acero o aluminio y elegir entre una amplia gama de colores.
Renovar la instalación. Acude a una empresa especializada, que te calcule la potencia necesaria, el número de radiadores, su tamaño y ubicación, ya que tu demanda de calor variará según la zona climática donde vivas y la orientación de la casa.
Para evitar fugas de calor es necesario que mejores el aislamiento con doble cristal en ventanas, y materiales aislantes en las paredes y el techo. Controlar el consumo: coloca llaves termostáticas en cada radiador, o instala un cronotermostato en el salón, para regular y programar la temperatura ideal, diaria o semanal, incluso por habitaciones. Ten en cuenta que cada grado de más supone un 5% de incremento del consumo.

¿Qué lugar es el mejor para instalarlos? Se aconseja que los radiadores estén colocados cerca del lugar más frío de la habitación, para que el calor se reparta de un modo uniforme.

RADIADORES FUNCIONALES
Doble uso. Muchos de los nuevos radiadores son tan prácticos que cumplen más de una función. Por ejemplo, el modelo Versus, de Runtal (en la foto superior) es toallero y, si se coloca en perpendicular a la pared, también sirve para separar ambientes. El modelo Muscari, de Thermic (en la foto) incorpora una barra para colgar paños o utensilios de cocina.
Diseños a la carta. Los diseños son cada día más innovadores: paneles en cuadrícula, en espiral o en columna… Además, se pueden encargar a medida, en diferentes medidas y colores; algunos ofrecen las opciones de instalación en horizontal o en vertical, mientras que otros se adaptan a las paredes curvas o a las esquinas.
Energía. Utilizan la tradicional: gas natural y electricidad. Los hay mixtos, que funcionan con electricidad cuando la calefacción central está apagada; una opción muy práctica para los toalleros.

RADIADORES DECORATIVOS
Desde hace años crece la demanda de radiadores que no hay que camuflar, ni esconder; al contrario, se destacan, porque se diseñaron para decorar.
Como emisores de calor, cumplen la misma función que el radiador tradicional, y la instalación y el rendimiento térmico de ambos es igual. Sin embargo, mientras que para el radiador convencional se buscan aquellas zonas de la habitación con menor interés visual, en el caso de los decorativos se pueden llegar a reservar espacios destacados. Junto a estas líneas, radiador de la serie Duble 2, de la firma Irsap.

INTEGRAR EL RADIADOR
¿Qué hacer cuando el radiador se considera un problema estético?
Pintar el radiador. Una forma de integrar los radiadores tradicionales es pintarlos como la pared. Color: Para evitar un contraste fuerte entre paredes de intensos colores y radiadores blancos, se aconseja pintar ambos en el mismo tono; sobre todo, cuando el color de las paredes es intenso, como en la foto que hay a la derecha. Para cubrir el radiador no se aconseja utilizar la misma pintura que se emplea en las paredes, porque el calor la levanta y decolora.
Es mejor emplear un esmalte acrílico al agua de calidad. Hay marcas que ofrecen los mismos tonos en pintura plástica y en esmalte, por ejemplo, la gama Colores del Mundo, de Bruguer. Conviene limpiar el radiador antes de pintar; usar una brocha especial para radiadores para acceder a los lugares más difíciles; y, si la pintura no agarra, aplicar una imprimación especial para superficies de difícil adherencia.
Si en las paredes se ha utilizado una pintura plástica blanca mezclada con un colorante, lo mejor es ir a una tienda especializada que tenga una máquina mezcladora de pinturas para lograr el tono deseado.
CONSEJOS

- Conviene instalar los radiadores cerca del lugar más frío de la habitación, para que el calor se reparta de un modo uniforme. Además, tienen que estar próximos al suelo para favorecer la circulación del aire caliente, que siempre tiende a subir. Por ello, su ubicación más frecuente es debajo de las ventanas, ya que las paredes con zona acristalada presentan mayor superficie en contacto con el exterior.

- Encender la calefacción no es suficiente, si tu casa no tiene un buen aislamiento. Evita fugas de calor que disparan el consumo y elevan la factura. Elige ventanas con doble acristalamiento y protege paredes y techos con aislantes.
- Si colocas cubrerradiadores, ten en cuenta que no pueden bloquear la salida del aire caliente ni reducir la capacidad del radiador. Deben permitir la libre circulación de aire alrededor del radiador.

- Cada vivienda requiere un estudio personalizado para evaluar sus necesidades. Entre los factores a tener en cuenta: La zona climática donde esté la casa; en España existen cinco. Si se trata de una zona fría, con frecuentes heladas o nevadas, se recomienda un sistema que mantenga el calor de forma constante. En zonas con inviernos cálidos, son suficientes sistemas sencillos que aprotan calor de forma puntual.

- Limpieza Por su diseño y proximidad a la pared, su limpieza no es fácil, pero en invierno, conviene hacerlo una vez por semana. Primero, retirar el polvo con un trapo o un cepillo con forma alargada y angulada, que permita llegar a todos los rincones. Se puede improvisar uno cubriendo el mango de la escoba con una esponja y un calcetín viejo; servirá para limpiar detrás de los radiadores. También puedes aspirar el polvo acumulado junto a la pared con el accesorio de la aspiradora. Para fregar el radiador, utilizar lavavajillas diluido en agua.

- Averías. Si el radiador no se calienta de forma uniforme, puede ser que tenga una burbuja de aire, que es fácil de reparar: abre la vávula del purgador de aire situada en la parte superior del radiador; gírala media vuelta para que salga aire y ciérrala.

- Truco. Si colocas una balda sobre el radiador, evitas las manchas oscuras en la pared, ya que conducirás el calor hacia delante y no hacia arriba.


Comentarios