3

Opción B: con bañera y ducha

Te mostramos dos buenas reformas con el mismo objetivo: hacer el cuarto de baño más moderno, mejor distribuido y más luminoso.

07/09/2009 Fotos: HF. Texto: F. Beltrán.

bano
MÁRMOL Y METAL. Una encimera de mármol sobre dos patas metálicas son el soporte del lavabo cuadrado, de Duravit. Los grifos son de la firma Dornbracht.

En este cuarto de baño, de 9 m2, se hizo una reforma para mejorar la distribución, de forma que fuera posible poner una bañera y una ducha independientes. Para lograrlo se cambió la distribución que tenían anteriormente los sanitarios y se colocarón la bañera y la ducha seguidas, en la pared de la ventana. La bañera y la ducha están separadas por un murete a media altura, con una repisa, que sirve de apoyo a la mampara de cristal de la ducha, que se cierra con dos puertas. A la izquierda de la puerta de entrada se encuentra el lavabo, seguido del inodoro y del bidé.

ELECCIÓN DE MATERIALES.
El gres porcelánico reviste todas las paredes, incluida la de la zona de ducha. Se ha elegido en un suave color natural para conseguir más luminosidad. Es el modelo Pietra di Borgoña, de Iris, en Figueiral. En el suelo se hizo un mosaico con piedra natural, también de Iris, que rompe la uniformidad. En cambio para la ducha se ha elegido un suelo de ocume, una madera tropical de color claro. El lavabo se colocó sobre una encimera de mármol con patas de acero, diseño de Carla Rotaeche.