2

Cocina en blanco y pistacho

Esta cocina se ha reformado con el fin de modernizar su mobiliario e instalar una isla multifunción y un comedor de diario.

23/04/2010 Realización: Ángeles Sanz. Fotos: Luis Visconti.Texto: Ana Rodríguez Frías.

CON MODERNA ISLA CENTRAL

Esta cocina, ahora moderna, bonita y luminosa, fue refor­ma­da por completo para hacer un comedor integrado y renovar sus instalaciones y mobiliario. El proyecto fue realizado por la arquitecto Blanca San Martín, y la obra, por Sogeosa. Se derribó el tabique que la separaba de una habitación contigua para ganar metros, y el techo se bajó unos cms. para renovar la instalación eléctrica, empotrar focos y dos campanas tubulares, 850 €, de Rendo, que extraen humos sobre una isla.

El mobiliario de frentes lacados en verde y blanco se instaló en línea aprovechando toda la pared del fondo. En paralelo, una isla central aumenta la superficie de trabajo y almacenaje, alberga la zona de cocción y hace de barra y delimita cocina y comedor. El mobiliario, de Rendo, con encimeras de Silestone en verde y blanco, tuvo un coste de 9.900 €.

CON COMEDOR DE DIARIO

El comedor, separado de la cocina por la isla, se equipó con mobiliario de texturas naturales que contrasta con los fríos, lisos y brillantes acabados de la cocina. La mesa, de madera y hierro, es de Batavia, y las sillas de ratán son de El Globo Muebles. En el suelo se instaló una cálida tarima de roble, 60 €/m2.
Al fondo de la cocina, la zona de aguas con encimera de Silestone y fregadero de Franke. La pared se cubrió con un frente de Silestone para protegerla de salpicaduras. Encima, se colocaron armarios vitrinas para la vajilla. A un lado, el frigorífico panelado en acero, y al otro, un mueble-columna con los hornos.

TODAS LAS CLAVES PARA REFORMAR UNA COCINA

Al reformar la cocina, lo primero es tener clara las nece­sidades de las personas que la van a usar. Esto es lo que determina la distribución, zona de trabajo, almacenar, el office...

El orden racional a la hora de hacer una reforma: derribar tabiques si es necesario, renovar toda la fontanería, ins­talación eléctrica y alicatar paredes y suelos. Por último, medir el espacio para distribuir el mobiliario y las diferentes zonas. Dibuja un triángulo, cuyos vértices son las zonas de cocción, de aguas y de trabajo. Luego, la distribución dependerá de la planta y del tamaño de la cocina: en línea, en paralelo, en “L”, en “U”...

Para abrir con comodidad armarios y cajones, entre dos frentes tiene que haber una distancia mínima de 1,20 m. Para una isla a su alrededor debe haber 90 cm de espacio libre. Los hor­nos, a media altura. Los módulos altos a no más de 1,40 m del suelo.