1

Cocina con vistas al salón

El objetivo de la reforma era independizar ambos espacios sin perder la comunicación visual. Se consiguió con una ventana que deja pasar la luz y da amplitud. Una idea genial.

04/02/2010 Realización: Raquel Calonge. Fotos: María de Miguel. Texto: Ana M. Jiménez.

cocina
UNA BUENA SOLUCIÓN: Se separaron con un tabique y en la mitad superior se instaló una cristalera fija, que permite que circule la luz entre ambas zonas y da amplitud. También se cambió el mobiliario y todos los revestimientos.

En esta vivienda, la cocina y el comedor compartían espacio, ya que la distribución era tipo loft. Pero la propietaria, la decoradora Ana Salort, quería independizar la cocina, aunque sin perder la comunicación visual con el resto de la casa. ¿Cómo lo consiguió? Construyó un tabique que alineó con otro pequeño de carga que ya existía (junto al mini office), y puso una cristalera fija que ocu­pa toda la mitad superior. Una original solución ideada para que la cocina no perdiese luz y resultase más amplia visualmente. Para po­tenciar ambas cosas, se eligió un mobiliario blanco y el frontal se revistió de losetas del mismo tono. En el suelo se puso una tarima en acabado roble que recorre los dos espacios.