2

Claves del salón

Las piezas de corte actual se combinan con las clásicas en este salón, marcado por el blanco y los complementos rosas.

06/06/2013 Realización: Guillermina Royo-Villanova. Fotos: Joaquín Calle. Texto: Ana M. Jiménez.

Es posible actualizar un salón sin cambiar los muebles antiguos? La respuesta es sí. Aquí tienes la prueba de cómo puede hacerse:
Piezas renovadas. En vez de sustituir las más viejas, se han restaurado y se han tapizado con modernas telas. Esto da un toque de clase al ambiente.  
Notas de color. Almohadones y cojines en rosa, lila y berenjena aportan delicadeza y feminidad al espacio.
Un punto de frescura. Para restar sobriedad, además de los tonos románticos, se ha recurrido al uso de jarrones, blancos o de cristal, que acogen varias ramas de plantas.
Buena iluminación. La abundante claridad natural se ha complementado a la perfección con diferentes puntos de luz estratégicamente colocados: una lámpara de techo doble sobre la mesa del comedor; halógenos en el estar junto con una lámpara de
pie y una de sobremesa. ¡Brillante!

Las claves del éxito
1. Ambientes separados. El salón y el estar comparten espacio, pero las alfombras delimitan cada zona.   
2. Sensación de amplitud. Era uno de los principales objetivos y se ha conseguido mediante el uso del blanco como tono base. Con ello, además, se potencia la luminosidad.
3. Máxima calidez. Se ha logrado gracias al uso de muebles tapizados, cojines y alfombras, tanto en el salón como en el estar.

Etiquetas: piezas, halógenos y almohadones.


Comentarios